Cajas de seguridad, cajas fuertes ¿Qué comprar?

Diversos estudios de mercado realizados últimamente confirman la tendencia al alza en la venta de cajas fuertes para particulares en Europa. La crisis financiera se considera uno de los principales motivos para este incremento.

El miedo ante la quiebra de distintas entidades bancarias inclina al consumidor a adquirir este tipo de dispositivos de seguridad ante la creencia de que su dinero estará más seguro en su domicilio. También el incremento de la delincuencia a nivel Europeo influye en esta tendencia.

Si nos disponemos a comprar una caja de seguridad debemos tener en cuenta varias opciones. En las grandes superficies comerciales encontraremos modelos a muy bajo coste, podemos conseguir una de ellas a una media de 40 Euros. Pero no nos engañemos, su nivel de seguridad es mínimo, no pasan de ser cajas con cerradura, fáciles de extraer y con apenas problemas para que los amigos de lo ajeno consigan abrirlas con facilidad. Además las compañías aseguradoras no se hacen cargo de estos dispositivos.

Sin embargo, existen empresas especializadas en la fabricación de cajas de seguridad homologadas. Son cajas que poseen una placa con la referencia y la fecha de fabricación para poder ser identificadas en caso de robo y cumplen con la normativa europea de robo por rotura que las inutiliza en los casos en que esto ocurre. De este tipo de dispositivos sí que se hacen cargo las aseguradoras. La más básica de las cajas homologadas no se encuentra por menos de 250 euros y pueden llegar alcanzar las más sofisticadas hasta los 30.000 euros. En este coste influyen tanto los materiales utilizados como la tecnología que incorporan.

Conociendo estos datos, de nosotros depende la elección. Según el coste de lo que queramos guardar, sobre qué lo queremos proteger y si nos interesa que la aseguradora se haga cargo de ello, decidiremos cual de las opciones nos resulta más adecuada.

Sin comentarios

Lo sentimos. Los comentarios están cerrados