El misterio de Picasso y la Gioconda

Existe una historia bastante desconocida para el público en general. Hace 100 años desapareció misteriosamente el cuadro de la Gioconda del Museo del Louvre en Paris. Hasta aquí todo parece “corriente”. Lo curioso es que los sospechosos de la policía fueron Picasso y Apollinaire. Fueron detenidos e interrogados al respecto, incluso Picasso llego a ingresar en prisión.
El poeta Guillaume Apollinaire fue sospechoso debido a que había propuesto la quema del museo aduciendo que “allí se quemaba el arte”.  Picasso había tenido antecedentes en la compra de piezas robadas aunque posteriormente fue declarado inocente.

El cuadro fue recuperado dos años más tarde en Florencia. El belga Joseph Gery, anticuario,  fue quien delato al ladrón cuando este intentaba venderlo. El detenido, Vicenzzo Peruggia, trabajador del museo en el momento del robo, adujo que lo sustrajo para devolver el cuadro a su patria original.

El misterio radica en que si bien se detuvo al autor material del robo, nunca se supo quien fue realmente el autor intelectual. Y aquí es donde entran Picasso y Apollinaire.  Existen otros sospechosos de estos actos como un aristócrata argentino que mando realizar 6 copias de la Gioconda a los mejores falsificadores del mundo y no se sabe a ciencia cierta con qué fin.

La historia resulta fascinante, hasta el punto que Fernando Colomo después de 7 años de estudios y recopilación de datos  realiza la película “La banda de Picasso”, donde retrata la juventud del artista, sus amistades y los hechos relatados. Y de cómo en un momento de la vida de Picasso tuvo que elegir entre la amistad y el arte.

De todos es sabido el camino que eligió.

Fuente La Zazón

Sin comentarios

Lo sentimos. Los comentarios están cerrados