Timo de las viudas

Últimamente, entre todos los timos informáticos, llama la atención uno, tanto por su simpleza como por su mala factura, lo cual no evita que la avaricia de algunos rompa con sus ingresos.

El caso en si resulta estar orientado a víctimas, o bien con una necesidad importante de dinero o aquellas a las que la avaricia les puede más que su sensatez.

Su mecanismo es muy sencillo. Tan solo se trata de enviar unos correos informáticos cuyos remitentes son unas apenadas viudas. Lo divertido resulta ser, tanto la mala redacción de las mismas, como que a un mismo individuo les puede llegar (como así a sido) varios correos iguales firmados cada uno por viudas diferentes.

En dichos correos las viudas nos ofrecen una cantidad nada despreciable de dinero (tres millones y medio de dólares) heredada de sus difuntos maridos, sin ninguna contraprestación. Ellas no saben qué hacer con tanto dinero y la única condición impuesta es que destinemos el importe a cualquier tipo de obra benéfica que nos interese. Sus herederos son paganos y las fuertes creencias de las viudas les hacen ofrecer el dinero a cualquiera que obre a los intereses de Dios antes que entregar su fortuna en manos de impíos.

Lo curioso de este engaño es que no intenta sacar dinero a ninguna de las víctimas, sino que está enfocado a conseguir datos bancarios para un posterior blanqueo de dinero.

Es curioso que con el avance de las nuevas tecnologías, los amantes de lo ajeno no estrujen un poco más sus neuronas para conseguir sus propósitos y recurran a engaños con una complejidad tan tajante como los antiguos timos del tocomocho o similares. Quizá es que la condición humana continúa tan primaria como antaño y la ingenuidad o la frialdad para aprovecharse injustamente de los demás continúe instaurada en interior del ser humano hasta el final de los tiempos.

Fuente Infocatodica

Todo para la seguridad de su hogar o negocio en Hermanos Justo Cerrajeros

Sin comentarios

Lo sentimos. Los comentarios están cerrados