Cómo realizar el mantenimiento de una puerta blindada

Cómo hacer el mantenimiento de una puerta blindada

Cómo realizar el mantenimiento de una puerta blindada

Existen, según el fabricante, diversas formas de realizar el mantenimiento de una puerta blindada. El mantenimiento de este tipo de puertas se antoja fundamental para garantizar su buen estado de conservación, así como su funcionamiento. Seguidamente, te ofrecemos una serie de consejos y advertencias para garantizar su adecuación a los fines que se persiguen.

Consejos para el mantenimiento de una puerta blindada

Existen una serie de claves o pasos para realizar el mantenimiento de una puerta blindada. Todos son perfectamente posibles y viables siempre que la puerta cumpla con su función. A continuación, te mostramos cómo hacer el mantenimiento de puertas blindadas.

Limpieza de la puerta blindada

Uno de los principales consejos para realizar el mantenimiento de una puerta blindada es su higiene. Al igual que ocurre con las puertas normales, las blindadas requieren una limpieza periódica tanto de la superficie de la puerta como, por supuesto, del marco.

También es muy importante limpiar las manillas y bisagras. Para ello, si un trapo húmedo no es suficiente, podrán usarse productos de limpieza especiales. Hay que tener muy en cuenta que estos productos variarán según cuál sea el material de nuestra puerta de seguridad o blindada. Si es de madera, se debe frotar dirección a la veta para evitar su deterioro.

Mantenimiento de herrajes y bisagras

Para garantizar el buen funcionamiento de la puerta, es muy importante que estos elementos se encuentren en perfecto estado de lubricación. Por ello, debe procederse periódicamente a un engrasado de las manillas, las cerraduras y las bisagras. Estos elementos son totalmente indispensables para el funcionamiento de la puerta y, obviamente, su descuido puede traducirse en un deterioro prematuro de la puerta.

Esto es ya complicado en las puertas normales. Por ello, en las de blindaje o seguridad, es necesario que un profesional lleve a cabo el proceso. En todo caso, un exceso de dilatación en estos elementos puede suponer la necesidad de contactar con el fabricante o un profesional de la materia. En algunos casos, será necesario el cambio de la pieza y hacer algún tipo de ajuste durante el mantenimiento rutinario.

Arreglos de desperfectos rutinarios

Si mantenemos el arreglo de los pequeños desperfectos, la puerta se mantendrá en buen estado mucho más tiempo. Por ello, es necesario reparar de manera inmediata cualquier desperfecto que surja para que no afecte al funcionamiento del resto de mecanismos que componen la puerta y se origine una avería mayor.

Si las puertas son de madera serán necesarios productos distintos a los que deben usarse para la reparación de puertas metálicas o de otro material. Por ello, aquí es muy importante seguir a rajatabla las instrucciones del fabricante. Lo contrario podría provocar un mal arreglo del problema y, a la postre, un daño importante a las puertas blindadas en Zaragoza.

Seguir de manera rápida y eficaz estos consejos o formas de realizar el mantenimiento de una puerta blindada resulta vital para garantizar la seguridad. Ante una situación de difícil arreglo o que no pueda solucionarse por los cauces que se han descrito, es necesario contactar con profesionales del sector. Estos también nos ayudarán sobre cómo elegir una puerta de seguridad para casa.